La reparación de carrocería en Tenerife permite mantener esta vital parte del coche intacta. Cuidar de tu vehículo es una de las tareas más importantes y no debe dejarse nada al azar en este aspecto. Así, para garantizar un buen cuidado es útil conocer las averías que se producen con mayor frecuencia. Si sigues leyendo, las encontrarás.

La primera a reseñar es la corrosión en la carrocería. El óxido es el enemigo mortal de todo metal y un grave problema para todo vehículo, el cual puede dejarlo inoperable. Las partes bajas de la carrocería son las que más se ven afectadas, no por nada están casi en contacto con el firme de la carretera. El agua, la suciedad e incluso la sal que se utiliza durante el invierno afectarán al estado de la carrocería. Como bien saben los especialistas en reparación de carrocería en Tenerife, en estos casos hay que actuar con rapidez.

Los problemas relacionados con la batería y el sistema eléctrico del coche son también muy frecuentes. La batería es un elemento indispensable, el cual falla a menudo durante el invierno. Las heladas pueden descargar una batería o hacer que pierda parte de su capacidad de recarga. En cuanto al sistema eléctrico, el cual está formado por las luces, la radio o el cierre centralizado, cabe decir que está preparado para durar, pero requiere de mantenimiento. Una simple bombilla fundida debería ser motivo de alarma.

Por último, los frenos son una de las averías más frecuentes y la más problemática. Para evitar más de un susto, debes revisar cada pieza que conforma el sistema de frenado para que funcione a la perfección.

Nada mejor para evitar todos estos fallos que llevar al día y a rajatabla el mantenimiento de tu coche. Desde Lumarcar Tenerife te invitamos a contactarnos y a que pongas tu vehículo en nuestras manos.